7 consejos para cocinar lasaña

lasana

Aprendí algo, amo aprender cosas. Me hace invencible.
Quiero compartir algunos tips con ustedes, los que no saben hacer lasaña.

  1. Lasaña, no lasagna

    Debes querer hacer lasaña y no lasagna. Notar la diferencia entre ambos conceptos es muy importante, pues la lasaña es un alimento para alguien que le gusta tragar y la lasagna es el alimento de un siútico de mierda que sigue modales al momento de comer y no disfruta morfar como un cerdo. Una persona que come lasaña es corriente, es común, es feliz y desapegada, vacila la formación del bolo alimenticio y no tiene miedo de mezclar pastas y Coca-Cola. La lasagna es digna de una persona que para acompañar la comida busca en internet que vino comprar para parecer un conocedor.

  2. Ser primerizo

    Saber que cocinar algo nuevo es una aventura enriquecedora. La vida te amarra a una rutina, en ocasiones tratamos que las actividades que se repiten sean agradables pero es inevitable que el vacío de lo nuevo aflore, es por eso que cocinar algo por primera vez te hace recordar muchas primeras veces: el primer beso con alguien, el primer cigarro, la primera curadera, la primera pedaleá, el primer porrazo, el primer baile, la primera paja, la primera vez que saliste solo en micro.

  3. Mantener el miedo, mantener la expectativa

    Nunca superes el miedo de la expectación, cada vez que se hace algo se teme a que el resultado difiera por completo de lo que fantaseas. No dejes de temer, teme en cada momento, disfruta la experiencia pero no te quites el miedo de cumplirte a ti mismo.

  4. No escuches las sugerencias

    ¿Alguna vez en el Metro has notado que todos subimos de distinta manera la escalera? O sea es similar, el movimiento con las piernas es el mismo, pero ¿qué hay de las manos, las muecas, la respiración, el ritmo, las miradas, la pará? Son distintas. Es por eso que no dejes que alguien te guíe, arruinará plasmar quien eres en el resultado de la lasaña.

  5. Come todos los ingredientes

    Es imposible que sepas como quedará algo si no sales a pasear con cada uno de los ingredientes, come pimienta negra, prueba el queso, chupetea las salsas. Para hacer un menjunje debes conocer por separado todos los ingredientes.
    Siempre.

  6. Ten una segunda opción

    Es probable que te quede asquerosa, por eso compra una empanada antes de ponerte a cocinar, que nadie te obligue a tragar tus errores, a comer tus fallas.

  7. Analisa tu caca

    Posiblemente siguiendo mis tips tu lasaña ya es un éxito, no sólo te dejó feliz y pocho, si no que te llenaron de serpentina en tu casa pues quedó muy buena. Sin embargo el momento de la verdad está en el baño, mira el surullo, si es sano, si tu cuerpo lo gozó, aprovechó lo que hiciste para su deleite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s