Próceres: Amoo Hadji, el Iraní cochino

Sucio

Amoo a los veinte años, en la edad cúspide de la sensatez, decidió dejar el vicio de la ducha y el jabón, entregando su cuerpo a la naturaleza de su entorno. El tipo ya tiene más de ochenta años y vive plenamente en un desierto fumando caca de animales ¡Sin ningún problema de salud!
60 años sin bañarse le han dado una capa escamosa protectora de tierra, que cubre su piel como una armadura y dogmatiza su cabellera como la de cualquier personaje de Yu-Gi-Oh! Hadji, el iraní cochino goza de una gran salud y con eso podríamos concluir esta entrada, comentando lo feliz que me deja saber que un iraní es feliz porque no quiere lavar su pelo ni comprar alcohol gel y además es una persona alegre y libre. Sin embargo debo decir que no, que esta sociedad cada día me absorbe más y se roba mi libertad de pensamiento, las empresas cosméticas me han lavado el cerebro para ver que Amoo como una persona descuidada que no se preocupa de su piel.

¡Putas Cremas!
La base de la industria cosmética es la eficacia de sus productos de acuerdo a estudios científicos. Si leemos el Diseño Inteligente, podemos recodar que incluso está comprobado científicamente la existencia de dios. Entonces apelando a una falacia de asociación: La ciencia es otro embuste más, en especial cuando es la encargada de agregar un valor a un artículo de belleza.

Soy de la idea que este planeta nos pertenece y que no deberíamos necesitar fabricar artículos, pues debería brindarlos la tierra. Pero no, los perros sucios que mueven el mundo han decidido que compremos hasta el agua. Su maldad no se detiene ahí, si no que categorizan el agua para que haya una variedad de precio, dejando que la gente aspiraciones necesite comprar la más cara porque es mejor de acuerdo a una base científica que nunca entenderán pero los convenció durante el anuncio.
Esa misma mierda pasa con las cremas, porque a grandes rasgos estas lociones reducen la evaporación en la epidermis, por eso mantienen la piel suave. Los antiarrugas es lo mismo pero se le añaden proteínas vegetales que se contraen y tensan la piel por un rato ¡todas funcionan igual, pagas la marca, perra!

La salud y la belleza son conceptos que deberían, por ley ser separados. Pues no tienen gran conexión ¿De verdad creen que es bueno para su piel absorber tantos químicos cuando te lavas el pelo? Así lo comprendió Amoo Hadji, quien ahora es feliz, fuma caca y tiene un olor real, no huele a Natura, Vichy, Avon o Clinique.
Bibliografía: Bad Science de Ben Goldacre, que es muy latero y no lo terminé de leer.

Una respuesta a “Próceres: Amoo Hadji, el Iraní cochino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s